Once ideal literario

Por Alberto McLean y Romeo Tello

Estamos a unas cuantas horas de que arranque la Copa Mundial de Futbol Rusia 2018 ¡y no podría importarnos menos! Por ello, mientras los sentimientos de la nación reposan en la esperanza de un quinto partido, decidimos proponer nuestra oncena ideal literaria. Nuestro método de selección fue riguroso y sistemático: atendimos con puntual obediencia a nuestro arbitrio. Quizá no estén aquí los mejores, pero sí, al menos, los que nos han hecho sentir y pensar, con sus preposiciones y adjetivos, que este mundo ancho y ajeno vale la pena.

Director técnico: Homero

Todo empieza aquí. Iracundo como Aquiles; astuto como Ulises. Inventó, sin saberlo, el juego total. Su estilo es considerado a veces demasiado vertical, demasiado ofensivo, pero sabía también demorarse, practicar el minucioso tiquitaca de un escudo donde cabe el mundo entero o casi el mundo entero. Su ira a veces lo cegaba. Su astucia lo hacía parecer múltiple y numeroso.

RT

Portería: Dante Alighieri

Portero. Autor de la Divina comedia, compendio y monumento del pensamiento medieval. “Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza”: es la implacable consigna contra la que se estrellan los embates del rival. Juega con el número 1.6180, número de la proporción áurea. RT

Defensa

Miguel, El Manco, de Cervantes

Aunque siempre quiso romper las redes, lo suyo siempre fue sortear atacantes imaginarios pero con suma habilidad y unas cuantas adargas. Sus jugadas fueron nombradas quijotescas, en honor a su mentor y más memorable fantasma.

Mc

Ernest Hemingway

De fuerte temperamento, sentó las bases de la defensa moderna: pasa el jugador o la pelota, nunca los dos juntos. Son famosos los upper cut que llegó a propinar a un par de árbitros y varias docenas de rivales. Mc

William Shakespeare

El tremendo Willy rivalizaba en creatividad con la décima musa, por suerte su compañera de equipo. El poeta, así conocido por sus andanzas y versificación en el campo, creó la no poco desdeñable estrategia de la línea de 4, copiada siglos después por los italianos con su Catenaccio, y falsamente adjudicada al austriaco Karl Rappan.

Mc

Sor Juana Inés de la Cruz

Libero. Capitana. Quizá, la jugadora más completa dentro de la cancha. Sin duda la más fina. Una adelantada a su época, el mundo. De estilo transparente y, a la vez, barroco. Todo en ella es inteligencia, todo en ella es sensibilidad. No hay jugador más valiente. Un empeño hecho sueño. RT

Media

Julio Cortázar

Cuando no tenía un balón entre sus pies, portaba siempre una pluma y una libreta, decían que para anotar sus audaces jugadas; su círculo cercano creó el mito de que eran cuentos lo que escribía, pero no, siempre fueron adagios y conjuros para enviar pases certeros a gol. Se le considera un falso 9, aunque agazapado detrás de la colectividad y de su proteico papel en el boom.

Mc

Jorge Luis Borges

Medio. ¿Han oído que a Cristiano Ronaldo le dicen “el puto amo”? Bueno, pues no es cierto. Es Borges. Quisiera no tener que argumentar más, pero aquí va: creador del juego moderno; nos enseñó que ya todo estaba hecho y que todo podía inventarse de nuevo. Su estilo de juego es minimalista, numismático. No deja de poner balones a todos los que juegan enfrente de él. A veces parece frío, demasiado cerebral, pero en realidad juega siempre con un cuchillo invisible entre los dientes. RT

Roberto Bolaño (lateral)

Volante mixto. Inagotable. Incluso fuera de la cancha sigue produciendo más volumen de juego que muchos novatos. Inclasificable. De virtudes tanto defensivas como ofensivas: su estilo puede definirse como un frágil equilibrio entre melancolía e ironía, entre absoluto y fragmento. Juega con el 7 y es un salvaje exquisito. Crack.

RT

Media punta

Oscar Wilde

Nunca ningún árbitro pudo amonestarlo verbalmente sin caer en la vergüenza por falta de prosapia; sus gambetas dejaban boquiabiertos y con espasmos de envidia a sus rivales. El público siempre aplaudió sus desplantes. A él se debe que el balón haya sido el espectáculo más grande del siglo XX. Fue necesario un tribunal colegiado para poder acallar sus gambetas y frases dramáticas. Mc

Delantera

Charles Baudelaire

Siempre bebía un licor azuloso en los vestidores, de ahí que comenzaran a llamarlo Charles, el Maldito, Baudelaire. Forjó la leyenda del París St. Germain; hasta hoy día, nadie ha alcanzado mayor gloria que él. Tristemente, dejó las canchas por afecciones físicas (espirituales, dicen los que saben). Su estilo personal trató de imitar al jugador estadounidense de apellido Poe.

Mc

Juan Rulfo

Centro delantero. Un fuera de serie, taciturno, juega sólo, sin moverse mucho, arriba, medio perdido en el llano en llamas del área chica rival. El 9 clavado de la literatura mexicana: sólo tuvo dos, pero con esas dos tuvo para cambiarlo pinches todo. RT