Chicas muertas

£1.00

Tres asesinatos entre los cientos que no alcanzan para titulares de tapa ni convocan a las cámaras de los canales de Buenos Aires. Tres casos que llegan desordenados: los anuncia la radio, los conmemora un diario de pueblo, alguien los recuerda en una conversación. Tres crímenes ocurridos en el interior del país, mientras la Argentina festejaba el regreso de la democracia. Tres muertes sin culpables. Convertidos en obsesión con el paso de los años, estos casos dan lugar a una investigación atípica e infructuosa. La prosa nítida de Selva Almada plasma en negro lo invisible, y las formas cotidianas de la violencia contra nenas y mujeres pasan a integrar una misma trama intensa y vívida. Con este libro, la autora abre nuevos rumbos a la no ficción latinoamericana.

Descripción

Una no ficción atípica que combina percepciones y recuerdos personales con la investigación de tres femicidios en el interior de la Argentina durante la década del 80 y que revelan, de modo sutil, la ferocidad del machismo  y la indefensión de las mujeres pobres.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Literatura Random House[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Junio 1, 2015[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]135 x 230[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]192[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786073130851[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786073130851[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

La mañana del 16 de noviembre de 1986, en Villa Elisa, el pueblo de Entre Ríos donde nació y se crió, la autora escucha por la radio local la noticia que da origen a este libro: esa misma madrugada en San José, un pueblo a 20 kilómetros, habían asesinado a una adolescente, en su cama, mientras dormía. La chica se llamaba Andrea Danne, tenía diecinueve años, era rubia, linda, de ojos claros, estaba de novia y estudiaba el profesorado de psicología. La asesinaron de una puñalada en el corazón.

Durante más de veinte años Andrea estuvo cerca. Volvía cada tanto con la noticia de otra mujer muerta. Los nombres que llegaban a la primera plana de los diarios se iban sumando: María Soledad Morales, Gladys Mc Donald, Elena Arreche, Adriana y Cecilia Barreda, Liliana Tallarico, Ana Fuschini, Sandra Reitier, Carolina Aló, Natalia Melman, Fabiana Gandiaga, María Marta García Belsunce, Marela Martínez, Paulina Lebos, Nora Dalmaso, Rosana Galliano. “Cada una de ellas me hacía pensar en Andrea y su asesinato impune”.

Un verano, pasando unos días en el Chaco, al noreste del país, la autora se topó con un recuadro en un diario local. El título decía: A veinticinco años del crimen de María Luisa Quevedo. Una chica de quince años asesinada el 8 de diciembre de 1983, en la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña. María Luisa había estado desaparecida por unos días y, finalmente, su cuerpo violado y estrangulado había aparecido en un baldío, en las afueras de la ciudad. Nadie fue procesado por este asesinato.

Al poco tiempo también tuvo noticia de Sarita Mundín, una muchacha de veinte años, desparecida el 12 de marzo de 1988, cuyos restos aparecieron el 29 de diciembre de ese año, a orillas del río Tcalamochita, en la ciudad de Villa Nueva, en la provincia de Córdoba. Otro caso sin resolver.

A partir de estas historias -que terminan por dominarla- Selva Almada despliega una investigación comprometida, atípica e infructuosa. El resultado no es el nombre de los violadores y asesinos. Almada, una escritora en plena uso de todas sus facultades narrativas reconstruye el cosmos que permite la perpetuación de la explotación y el abuso sexual, el acoso y el abandono a partir de experiencias propias, de amigas y familiares.

Su mirada de una sagacidad inusual y su  oído absoluto  están al servicio de una de las mejores expresiones de la no ficción, huérfana de los mandatos de la crónica latinoamericana y los mandamientos del Nuevo Periodismo estadounidense.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • La natural expectativa por su nuevo libro está multiplicada porque Almada pega un salto de género y se mete con la no ficción, un coto celado por la escuela de los “nuevos cronistas” latinoamericanos con casa central en la Fundación de Nuevo Periodismo de García Márquez. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Literario, culto, lectores de no ficción, lectores interesados en cuestiones de género y violencia machista, periodistas, trabajadores sociales, etcétera. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 El País

[/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Chicas muertas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.