Es un decir

£1.00

Jenn Díaz nos propone una novela llena de fuerza que habla de la ausencia en el sentido más amplio de la palabra. Con una voz irónica y muy personal, lleva el tema del desapego familiar y el trauma generacional hasta las últimas consecuencias. Jenn Díaz hechiza al lector con una prosa poética que a modo de letanía fluye y se convierte en una lectura absorbente. Mezcla el tono de fábula con el relato del recuerdo (o de lo que la protagonista ha averiguado por boca de otros) para reconstruir un rompecabezas familiar de personajes agrios que contrastan con la inocencia de una niña que solo quiere comprender el mundo que la rodea.

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Una niña intenta hacerse mayor tras el asesinato de su padre en un pueblo durante la postguerra, al lado de una madre ausente y una abuela que esconde secretos.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Lumen[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Septiembre 1, 2015[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]150 x 230[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]168[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786073134095[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786073134095[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

“El día que cumplí once años mataron a mi padre…. La palabra asesinado se me metió en la cabeza igual que esas moscas tontas que entran en tu casa y no saben cómo salir”.

Con estas primeras palabras esta joven autora nos cuenta la historia de una niña, en la postguerra civil española, que intenta comprender el asesinato de su padre y aprender a hacerse mujer con ello a cuestas.

Mariela nos cuenta la historia de su familia a modo de memorias. Vive junto a su madre y su abuela en un pueblo de la España rural, y su vida da un vuelco cuando disparan a su padre a sangre fría en un solar; humillado y con los pantalones bajados. Una muerte anunciada por ser republicano y de la que todo el pueblo se desentiende, dejando el cadáver a la intemperie para el goce de las moscas.

La madre, endurecida y distante, no lamenta la muerte del que fue su marido, al que en realidad nunca quiso, o al menos no lo demuestra ante su hija cuando arrastra el cadáver y lo deja en la cama de la niña para luego comerse de forma salvaje el pastel de su onceavo cumpleaños. No hay pues consuelo posible ante una madre que parece también muerta y una abuela escurridiza llena de secretos con la que comparte la cama. Su único consuelo es llevar flores cada domingo al lugar en el que murió su padre e intentar reconstruir en su mente una nueva imagen de él.

Todo el pueblo comenta que Mariela parece una niña vieja y sus amigas la rehúyen por ser aburrida, dicen; pero es tristeza lo que la envuelve y con esa tristeza se hace mayor. El único apoyo es Tico, un adolescente con el que experimenta el primer amor y que acaba por dejar un sabor agridulce en sus recuerdos.

Un buen día aparece de nuevo el que fue el abuelo, al que todos daban por muerto. Durante todo este tiempo ha vivido en el pueblo escondido con otra mujer: una gitana que está enferma de muerte en la cama. La abuela necesita abandonar a su hija y a Mariela para cuidar de la moribunda e intentar comprender. En un monólogo catártico que suelta como un torrente desbocado, la abuela aprovecha para confesar y compartir con ella sus angustias.

Mariela queda sola con una madre ausente, a la que acaba cuidando en su lecho de muerte, y termina en un internado al cuidado de las monjas. Solamente los fines de semana visita al hermano de su padre, el único familiar que le queda. Un tío que esconde, detrás de una cara amable, sus propias perversiones. Las monjas se convierten en su verdadera familia y le abren la puerta a la vida adulta. Ellas le dirán la verdad a la cara, sin tapujos. La verdad que nunca pudo obtener de los suyos, y con esa verdad rellenará los huecos de su infancia para contárnosla.[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • La autora es una joven promesa y una apuesta literaria con una carrera que dará mucho que hablar.
  • La novela se lee de un tirón y tiene una voz muy personal.
  • Las buenas críticas de sus obras anteriores.
  • La espléndida conexión de la autora con las redes de información y los medios literarios más de moda. (de Jot down a El País, etc.) [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Para aquellos lectores que les pueda gustar la literatura de Lara Moreno. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 La Vanguardia

[/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Es un decir”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.