Ese príncipe que fui

£1.00

La historia imposible del último descendiente de Moctezuma en la España de los años sesenta: un príncipe o un impostor.

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Regresa Jordi Soler a Alfaguara, querido locutor de Rock 101 y Radioactivo, con  una novela  delirante mezcla realidad y ficción sobre un descendiente del Emperador  Moctezuma que llega hasta el siglo XXI y un tesoro perdido.  Un personaje que existió y que  en la España franquista se hace llamar Príncipe para estafar a cualquier ricachón con ínfulas. Un viaje quijotesco y poético entre España y México.

 

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Alfaguara[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Febrero 1, 2015[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]15 x 24[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]240[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786071135964[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786071135964[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]Juan de Grau, soldado de Cortés, se lleva a España a la princesa Xipaguazin, hija de Moctezuma. La princesa y su séquito despiertan conjeturas: ¿es un rapto?, ¿la princesa huye con su amado?, ¿Moctezuma la entregó en señal de sometimiento?.

En el palacio municipal de Motzorongo, Veracruz, hay un mural donde se refiere el paso de Grau y la princesa. En Toloriú, pueblo de Grau, la princesa da a luz a don Juan Pedro de Grau Moctezuma. En Toloriú se decía que la princesa prestaba dinero a rédito: monedas de oro que fueron parte del tesoro de Moctezuma. La historia popular dice que parte del tesoro fue enterrado en tierras de Grau.

El deseo de encontrarlo motivó al narrador nuestro contemporáneo, a recabar los datos que ha escrito y a la amistad con el príncipe Federico de Grau Moctezuma, último descendiente de la Xipaguazin. Federico creció sin saber su linaje, pero cuando lo conoce, lo aprovecha para brillar en la “corte” de Francisco Franco. Vende a precio de oro títulos nobiliarios con supuestos territorios en México.

La demanda es mucha y su fortuna crece, su presencia es indispensable en la alta sociedad, las mujeres se le ofrecen.

El negocio es magnífico hasta que un iluso viaja a México para tomar posesión de la tierra que le otorga su título; la absurda realidad y su torpeza lo llevan a demandar al príncipe, el escándalo conlleva más demandas, las cuentas y propiedades del príncipe están incautadas… Federico huye a México, donde su apellido no es motivo de admiración.

Le hablan del mural de Veracruz, viaja allá y la revelación visual de su historia familiar lo rescata de la tristeza.

Decide vivir ahí, donde su apellido sí es importante, las autoridades del municipio recurren a él para presidir eventos y le permiten vivir en una antigua casona. Cambios en la administración pública terminan por echarlo de la casona y se ve obligado a vivir en una choza, atendido por el fiel Crispín. Ahí recibe y cuenta su historia al narrador, que ha viajado desde España para sacarle algún dato que lo lleve a encontrar el tesoro. [/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]

  • El autor cuenta con gran reconocimiento internacional.
  • La historia incide sobre un gran mito: el tesoro de Moctezuma.
  • La narración es efectiva y picaresca.[/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Seguidores del autor.
  • Lectores de novela histórica.
  • Lectores de narrativa contemporánea.[/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»]-[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 Culturamas

Nota 2 Vozpópuli [/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Ese príncipe que fui”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.