Gran Cabaret

£1.00

Una novela feroz, con pocos y acertados toques de crítica a la realidad política de Israel, una pieza íntima que juega con las voces de los personajes y convierte un teatro de provincias en un gran cabaret, donde desfila la vida entera de dos hombres y un pueblo que se obstinan en mirar el mundo cabeza abajo.

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

Un hombre de mediana edad subido a un miserable escenario puede convertir una antro en un gran cabaret: el cabaret de la vida.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Lumen[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Mayo 1, 2015[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]230 x 150[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]240[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786073130158[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786073130158[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

Estamos en Cesarea, una pequeña localidad costera de Israel, y un hombre menudo, que parece hecho solo de piel y huesos, se sube al escenario de un típico cabaret de provincias, pequeño y lleno de humo. Su nombre es Dova´le, viste unos pantalones remendados y una camisa mediocre, pero sus tirantes rojos y las enormes gafas de concha negra distinguen al personaje. Al principio, nada parece destacar su actuación, hecha de chistes mediocres y pullas dirigidas a un público que está ahí para divertirse y poco más, pero esta noche va a pasar algo distinto: hace unos días el actor llamó a un juez jubilado que había compartido con él su adolescencia, para pedirle que asistiera al espectáculo. Hace cuarenta años que los dos no se ven, pero el hombre ahora está ahí, entre el público, al principio aburrido pero luego intrigado por lo que ve y oye. Dova´le habla, chilla, se mueve como si fuera de goma, y empieza a contar como al descuido episodios de su vida que en su día compartió con el juez.

Vuelven los días en que los dos paseaban juntos después de las clases, vuelve la vergüenza que sentía Dova´le por sus orígenes humildes frente a laa comodides de las que disfrutaba la familia del juez, vuelven la imagen del padre barbero, un hombre humilde que intentaba mantener a la familia a base de su trabajo y mil trapicheos más. Vuelve también la imagen de la madre adorada, una mujer distante, ensimismada en el pasado donde la shoa siempre estaba presente, que lleva una extraña cicatriz en las muñecas, parecida a un bordado. Fue esa mujer tan especial la primera que asistió a los espectáculos de Dova´le niño, una criatura que se esforzaba por hacerla reír caminando cabeza abajo y cantando canciones absurdas agarrado al palo de una escoba.

El juez escucha, empieza a recordar, y su rigidez de pronto se desmorona: Tamara, la única mujer que supo descubrirle el universo femenino y que murió hace ahora tres años, llena de repente sus sentidos y el hombre vuelve a ser, en vez de limitarse a existir El apetito se torna voracidad, las ganas de escribir llenan de notas las servilletas que tiene a mano, y la memoria lo devuelve a un verano de campamento estival que compartió con Dova´le. Ese fue el día en que al desvalido chiquillo se lo llevaron de prisa y corriendo, sin que el juez, su amigo, acudiera en su ayuda y sin que él entendiera bien que una camioneta lo conduciría a Jerusalén porque alguien de su familia había muerto. ¿El padre o la madre? Dova´le calcula, especula…y lo peor sucede.

Dova´le habla como si esa fuera su última actuación y el público escucha, procura reír, pero al final se cansa de tanta tragedia. Con el pasar de las horas, el lugar casi se queda vacío, y los testigos últimos de ese espectáculo que es el gran cabaret de la vida al final son pocos: una mujer joven que no sabe llorar, una enana que conoció a Dova´le de joven y sabe que su sarcasmo esconde a un alma frágil y hermosa, una mujer de pelo corto y mirada inteligente y el juez, que de magistrado inflexible y cerrado a los sentimientos se ha vuelto hombre, un hombre imperfecto y vivo, que recoge la nota que la mujer de pelo corto deja encima de su mesa… El espectáculo acaba, pero la vida sigue.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • La importancia de Grossman en el panorama internacional.
  • Grossman como autor marca en el catálogo Lumen.
  • El tono íntimo y feroz de la escritura de Gran Cabaret, que sorprenderá al público y la crítica.
  • La presencia del autor en España en el momento de la publicación de la novela. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Los que conocen a Grossman, los que han disfrutado con El testamento de María, los que ven películas al estilo de Amour o Le week end. Los que aman la literatura intimista e inteligente, donde la elipsis tiene importancia y el lector/espectador tiene que poder imaginar el resto. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 El Cultural

[/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Gran Cabaret”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.