La carretera

£1.00

La carretera, novela galardonada con el premio Pulitzer 2007 y best seller literario del año en Estados Unidos, transcurre en la inmensidad del territorio norteamericano, un paisaje literalmente quemado por lo que parece haber sido un reciente holocausto nuclear. Un padre trata de salvar a su hijo emprendiendo un viaje con él.

Descripción

Una fábula sobre el ser humano, una novela de aprendizaje moral.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]DeBolsillo[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Abril 1, 2010[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]125 x 190[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]224[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786074299700[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786074299700[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

Un hombre y su hijo recorren un gigantesco terreno baldío lleno de árboles quemados y cielos cenicientos. No saben a dónde van, sólo saben que aún no encuentran un lugar donde permanecer. Ese inacabable cementerio carbonizado es lo único que queda de lo que alguna vez recibió el nombre de Norteamérica. Así es el escenario de la última y fascinante novela de Cormac McCarthy, La carretera.

Los personajes, padre e hijo, no tienen nada más que un carrito de compras con lo indispensable: una sábana, instrumentos para hacer fuego y una lata de comida que han robado de algún antiguo supermercado. El padre tiene algo más: la memoria de cuando había un mundo a su alrededor. Aunque tampoco está tan seguro. Sin evidencias que la confirmen, esa memoria parece cada vez más una ficción que ha creado para justificar lo que ve, un mito originario privado. La mayor amenaza en ese páramo son los demás seres humanos. No hay aves en el cielo, ni animales salvajes por las praderas. La mayoría de los sobrevivientes han decidido saciar su hambre con lo único que queda a mano: otros seres humanos. En un momento, el padre y el hijo encuentran una casa con un sótano lleno de gente que espera el momento de servir de desayuno a sus dueños. Para el niño, lo más duro es no poder ayudarlos. Para el padre, lo peor es no poder comérselos.

La soledad del hombre enfrentado al mal es una de las obsesiones de McCarthy, quien ha escrito también oscuros westerns y novelas protagonizadas por la huida como No es país para viejos. Pero a diferencia del western habitual, La carretera no está situada en el pasado sino en el futuro. Este universo de árboles calcinados, este desierto habitado por caníbales, no es el mundo de los exploradores de ayer, sino probablemente el mundo al que nos dirigimos. Nadie nos explica qué ha pasado. No sabemos si la catástrofe fue fruto de una hecatombe nuclear, del calentamiento global o de algún eje del mal. Lo curioso y lo terrible es que, en el tiempo de la acción, eso ya no importa. No queda tiempo para buscar culpables. Hay que seguir huyendo, da igual por qué o de qué. Sea como alegoría del futuro o como metáfora del presente, La carretera es una fábula igualmente contundente sobre un páramo moral en el que ya no nos podemos aferrar a nada, ni siquiera a una verdad confortable.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • Premio Pulitzer 2007.
  • Más de 200 mil ejemplares vendidos.
  • Meses en la lista de más vendidos del New York Times desde su publicación en septiembre de 2006.
  • McCarthy se ha consolidado en nuestro país como uno de los autores estadounidenses contemporáneos de mayor calidad e importancia.
  • Con No es país para viejos nuestras ventas alcanzaron una cifra récord en su trayectoria hasta ese momento. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Lectores de literatura estadounidense.
  • Lectores de Faulkner, Hemingway.[/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 El País

[/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La carretera”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.