Diario de brigadista

£1.00

Diario de brigadista es el testimonio de una historia casi de novela: José Agustín, escritor en ciernes, de escasos 16 años, se casa impulsivamente y a escondidas de sus padres para poder viajar en 1961 a la joven Cuba, dos años después de la revolución. La joven pareja, llena de ilusiones y en plena iniciación de la vida, arriba en barco a un mundo que iba a ser nuevo. Ligero de equipaje y sin un peso en el bolsillo, José Agustín desembarca para compartir sus conocimientos con los guajiros de la sierra y vivir en la isla una experiencia que cambiaría su vida.

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Escrito con humor y sencillez, Diario de un brigadista de José Agustín es su testimonio de una época. Este libro contiene una revelación literaria implícita: este libro es previo a La tumba.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Lumen[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Septiembre 1, 2010[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]150 x 230[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]176[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786073101479[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786073101479[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

A bordo del Granma, como lo hicieran en su tiempo Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, a caballo, en jeep o a pie, el joven José Agustín se traslada a las zonas más difíciles de Cuba, para sumarse a la gran movilización de alfabetización promovida por el gobierno revolucionario. Es el año de 1961 y José Agustín cuenta con 16 años de edad, es un escritor compulsivo, un lector voraz y está casado con Margarita Dalton, joven activista con quien contrajo matrimonio para poder viajar a la Isla. Era, evidentemente, menor de edad y sus padres jamás hubieran permitido el viaje.

Así, sin más equipaje que unos jeans y una chamarra verde olivo, sin dinero, José Agustín llega a la república naciente para brindar sus conocimientos a los campesinos de la sierra. El presente diario escribe las inclemencias, dificultades, experiencias y satisfacciones, de haber formado parte de las brigadas que reunieron a jóvenes de toda Latinoamérica, que se arrojaron a los pueblos cubanos para contribuir con la formación del primer país latinoamericano que erradicaría el analfabetismo de sus tierras. Así, de Cárdenas a Matanzas, de Santa Clara a Camagüey, de Santiago a Holguín, a bordo de las famosas guaguas, el joven viaja con una Olivetti Lexinkton para dejar registro de las vivencias y las convivencias cotidianas de la travesía alfabetizadora. Aguantando hambre, comiendo dulces de guayaba, tomando leche salada, soportando largas jornadas de trabajo, caminos difíciles y desvelos, José Agustín deja ver, sin embargo, el entusiasmo de muchos jóvenes pertenecientes a una generación que entendió la necesidad de participar en la transformación social.

En este fresco narrativo se ilustra la vida cotidiana de los campesinos, la alegría y el colorido cubano, la evolución del trabajo de los brigadistas, las aventuras ordinarias, las emociones personales, la descripción de paisajes maravillosos, la transformación de cuarteles militares en ciudades escolares, la quema de los billetes viejos por los nuevos firmados por el Che, entonces ministro de finanzas, es lo que le importa narrar a José Agustín. Esto le da un valor especial al documento: el de ser un diario de un joven sin pretensiones panfletarias.

Este libro, dado su gran valor literario como documental, está profusamente ilustrado con escenas y descripciones, como ésta: “Al regresar, cuando bebíamos una limonada frappé, casi se nos cayeron los calzones, cuando vimos, a unos metros de nosotros, nada menos que al Che Guevara y al doctor Fidel Castro Ruiz…Raúl Castro, con bigotito de galán francés de los cuarentas, el gran comandante Almeida, Armando Hart y otros pesos completos. Mira Fidel, dijo Lilavati de lo más emocionada, quiero presentarte a estos compañeros que vinieron desde México a alfabetizar con nosotros.

Fidel nos agradeció y nos preguntó dónde estábamos; sonrió con gusto cuando le dijimos que en Oriente, en Puerto Padre, porque él conoce esas zonas muy bien. Nos preguntó qué hacíamos en La Habana. Le explicamos. Dé qué parte de México éramos. Le dijimos. Habló un poquito de su estancia en México, nos volvió a dar las gracias y se despidió, estrechándonos la mano con gran fuerza. Margarita y yo estábamos tan alucinados que apenas podíamos hablar, y yo veía a Fiel y al Che verdaderamente inmensos, nunca me imaginé que fueran tan tan altos”.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • Un libro que aborda un aspecto muy poco conocido de José Agustín. Su publicación será una revelación para la literatura mexicana.
  • Un libro testimonial lleno de aventura, amor, pasiones, momentos de desesperación y una excelente curva de tensión dramática que mantiene a los lectores pegados a sus páginas.
  • Un libro heterodoxo: es autobiográfico, es la crónica de una época, es un cuaderno de viajes, un diario de apuntes ‘sociológicos’ pero sobre todo, es una historia emocionante.
  • Una narración vertiginosa, humorística, y abundante en reflexiones de un entusiasta joven que desea cambiar la sociedad de su tiempo. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Lectores de narrativa mexicana..
  • Lectores de José Agustín.
  • Lectores que deseen conocer el punto de vista y la experiencia de un joven mexicano durante los intensos y controversiales años sesenta. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»] [/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Diario de brigadista”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.