El secreto de la fama

£1.00

«Confrontados con la mayoría de los textos de prosa crítica que se escriben en la actualidad, los ensayos de Gabriel Zaid resultan un modelo de concisión, transparencia y sobriedad». –Revista Crítica.

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

La prosa de Gabriel Zaid es tan buena como su poesía; con un perfecto equilibrio rítmico pese a que busca la palabra exacta para cada situación, y está exento casi de adjetivos.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Lumen[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Enero 1, 2009[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]140 x 210[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]136[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786074291513[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786074291513[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

La mayoría de los textos de El secreto de la fama ya son conocidos por sus lectores fieles u ocasionales, pero al juntarlos forman un grupo que da miedo enfrentarlo así, inesperadamente, porque aislados pueden provocar una sonrisa, divertirnos, hacernos pensar y recordar, o todo eso junto; pero las páginas de este libro y los 18 textos, de diferente extensión, no dejan escapatoria: allí se encuentran los escritores que no leen (faltó el crítico reputado que es reputado porque no termina de leer los libros que critica, excepto los suyos, que reseña de manera muy favorable; no faltó en cambio el investigador arrogante que se niega a reconocer sus errores y más bien los perpetúa), los editores que tampoco lo hacen (porque no tienen tiempo), la excitante vida social que encubre y deforma a la vida literaria; están las citas citables que borran la obra, los poemas que se dicen fuera de contexto; el autor ingrato que borra la dedicatoria cariñosa de la primera edición en las subsiguientes, porque se considera que ha crecido al grado de superar al maestro; las notas al pie de página que estorban la lectura –en uno de los escritos más deliciosos del volumen, lleno de asteriscos y notas al pie, en el único texto de su carrera en que usa notas al pie; los que citan y citan, pero sólo citan nombres célebres hasta descontextualizarlos; las lecturas impersonales–.

También está otro mundo, el de los anónimos que intentan ser célebres y los célebres quienes desean regresar al anonimato, el mundo de los famosos como figuras, pocas veces por su obra, o de cuando la fama opaca la obra de la gente.

Como todos sus libros de crítica, es demoledor, aunque no parece ser su intención; no hay un blanco contra el cual disparar, no hay un editor que se cuela en un diccionario con amplia ventaja sobre otros mejores; no hay biógrafos despistados, no hay colecciones oficiales y dispendiosas ni jurados sobornables; no es un ataque a las páginas culturales, aunque sí salen raspadas porque han sido las que sustituyeron la crítica y la reseña crítica con entrevistas a los autores, las que han convertido la cultura en un acto de páginas de sociales, las que acuden a los cócteles y presentaciones donde lo importante es la presentación, no el libro presentado.

Este libro está más cercano a Los demasiados libros que a Cómo leer en bicicleta, y aunque lo roza, no se emparenta con Leer poesía; hay alguna referencia lejana de La máquina de cantar; sin embargo, hay la misma carga cáustica que en los libros citados, no por otra cosa sino porque ese mundo está lejano del placer de la lectura.

Si en Los demasiados libros hay tiros contra las bibliotecas huecas, de lujo, llenas de patas de elefante, aquí el blanco es más concreto: todos los escritores buscan ser estrellas en vez de ser escritores, se busca el glamour y no la eficacia, los autores, aun los mejores, los más legibles, los imprescindibles, son reconocidos por mucha gente que no los ha leído ni los leerá; hay en cambio, en una de las páginas más memorables, autores de libros que no los escribieron y ni siquiera los leyeron.

En un tono menos rudo, cuestiona el hecho de que ahora los autores sean los famosos y no las obras, y aboga por las épocas en que importaban éstas y no aquellos, y sugiere que estaríamos mejor si todas las obras, pasado algún tiempo, se volvieran anónimas.

En un cambio de tema, pero no de tono, habla de los efectos de los medios, que hacen famosos, y a algunos más de 15 minutos, a mucha gente; con el ejemplo terrible de los reality shows, que otorgan una fama efímera a quienes deberían vivir y disfrutar, y del mal que les hacen cuando regresan a la cotidianeidad.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • Novedad de una de las figuras más importantes del medio intelectual mexicano.
  • Libro que acompaña el lanzamiento de la Biblioteca Gabriel Zaid en DeBols!llo.
  • La edición en inglés de este texto ha recibido múltiples elogios por parte la crítica especializada. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Lectores de Gabriel Zaid.
  • Estudiantes y profesores de literatura.
  • Gente relacionada con la industria editorial mexicana. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»] [/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El secreto de la fama”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.