Adiós a los padres

£1.00

Adiós a los padres es un relato cuya perfecta construcción indaga clara y concretamente asuntos universales que competen a los de carácter personal. Aguilar Camín nos regala el resultado de seguir ese impulso por revivir el pasado y aquel momento en que la muerte le arrebata a sus progenitores. De este modo, la trama obedece una necesidad de conquistar una identidad familiar, de saber de dónde vienen los abuelos, cómo se conocieron los padres, por qué se casaron; por qué nació él, por qué lo educaron como lo hicieron, por qué es como es. Y las preguntas que no acaban.

Descripción

Una foto anticipa y esconde la historia de una familia. Siguiendo los brillos que esa foto abre en su memoria, Héctor Aguilar Camín ha producido un texto de entrañable intimidad y transparencia sobre las huellas familiares, sobre la urgencia personal de una narrativa capaz de decir quiénes fueron tus abuelos, cómo se conocieron tus padres, por qué se casaron, por qué se separaron, por qué fueron como fueron y por qué eres como eres.

Todos hemos imaginado alguna vez esa indagación. Aguilar Camín se adentra en ella hasta las últimas consecuencias, con una prosa impecable, conmovedora, y una trama envolvente, inesperada, extraña y familiar como la vida misma. Adiós a los padres es la novela de madurez que los lectores de Morir en el golfo y La guerra de Galio esperaban de Aguilar Camín. Una obra maestra de nuestro tiempo.

[alaya_toggle status=»off» title=»Sello»]Literatura Random House[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Fecha de publicación»]Octubre 1, 2014[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Medidas»]135 x 230[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Páginas»]344[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»ISBN»]9786073126892[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»EAN»]9786073126892[/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»Contenido»]

Esta historia comienza con una vieja fotografía, la que muestra a Emma y a Héctor cuando eran jóvenes, y que ayudará a contar el origen de la relación entre ambos, los padres del autor: «He visto una foto de mi padre joven, la mejor de sus fotos. Tiene veintiséis años, viste un traje de lino claro que el aire infla. Está de pie en una playa de guijarros y arena revuelta, junto a una muchacha de talle alto y piernas largas. Dentro de unos años, esa muchacha será mi madre. La foto recoge una mañana de julio del año de 1944 en el club naval de Campeche, frente al Golfo de México, en el sureste mexicano. El día en que la foto es tomada tropas británicas y canadienses ocupan Caen. Un mes antes, ciento sesenta mil soldados han desembarcado en Normandía. Nada de eso existe en la playa de Campeche que tengo ante mis ojos, la foto de la playa donde mi padre y mi madre, recién casados, inician la que será, creen, la mejor parte de sus vidas.»

Así, Aguilar Camín detallará poco a poco el inclemente paso del tiempo. Cómo es que transcurrieron muchos años para que sus padres volvieran a verse hacia el final de sus días: lo más cerca que estuvieron juntos, para entonces, fue un piso arriba el uno del otro dentro de un hospital al que ingresaron tras enfermarse, ambos, de neumonía.

La ausencia del padre («Mi padre deja la casa una mañana que no tiene fecha para mí, sin despedirse de mi madre ni de nosotros, acaso ni de él mismo»), la madre que se libera de aquella ausencia, los abuelos vistos desde lejos, personas de otro tiempo; la responsabilidad y decadencia que conlleva la ancianidad y la necesidad de conocer su historia personal son los puntos que rigen la narración de la novela más personal que Héctor Aguilar Camín ha escrito hasta el momento.

A través de diversos apartados, divididos por saltos en el tiempo y lugar; sustentados por testimonios diversos de aquellas personas que estuvieron alrededor de sus padres, el autor se remonta a 1938 para contar la historia de Emma, su madre, quien llegó muy joven a Chetumal proveniente de España, tras su paso por Cuba. Junto a Luisa, su tía, y Luis Miguel, su tío, buscan fortuna y buena suerte. Ellas eran las mujeres más guapas del pueblo recién construido por un militar que decidió poner un límite entre México y Centro América. Una de las primeras familias que poblaron Chetumal fueron sus abuelos paternos: Don Lupe y Mamá Juanita.

El relato de cómo se conocieron sus padres en la ciudad de México se concatena con el día de su boda, con la historia de cómo fue creciendo el negocio de la familia Aguilar gracias a la fuerza del abuelo y al trabajo de Héctor, el padre del autor. Los hechos se suceden, unos tras otros en vertiginosos pero necesarios saltos en el tiempo: la relación del autor con sus hermanos y la relación entre su mamá y su tía. La historia de Margarito, el gobernador del pueblo que termina arruinando sus vidas pues destruye los negocios familiares y los lleva a perderlo todo. El momento en que Héctor sale de casa y comienza a buscar trabajos fuera, logrando independizarse totalmente de los Aguilar, aún cuando la familia vive un gran momento: celebran fiestas y son una familia feliz que sobrevive entre el taller mecánico de Héctor, el padre, y el lugar de corte y confección de la tía Luisa. Fue en el año de 1942 que el ciclón Janet destruyó su casa, y es así que se mudan a la ciudad de México. Tras diversos sitios en los que tienen que vivir, llegan a la colonia Polanco y luego a la Condesa… hasta que todo se deteriora con el tiempo y las relaciones humanas permean y afectan cada suceso (no siempre regidos por el azar u el destino), pero al ser reflejo de la vida misma, esta novela muestra los altibajos que cualquier persona podría tener, el relato de una y de varias vidas, pero contado como sólo un escritor de altos vuelos como Aguilar Camín podría escribirlo.

Adiós a los padres es, en conclusión, un formidable recuento de las historias que sus padres le contaron a Héctor Aguilar Camín, elementos que le permitieron armar una fina trama más allá de los hechos en los que él fue testigo, de los que recuerda; se vale también de conversaciones que tiene grabadas con sus familiares, contrastando así las historias como periodista que también es, redescubriendo un pasado que alguna vez fue feliz, como en aquella fotografía en la que sus padres, aún cuando por los años y los daños lo hubieran rechazado u olvidado, estarán inmortalizados en esa imagen, y serán otras personas, como los lectores de este libro, quienes los recuerden siempre.

[/alaya_toggle]

[alaya_toggle status=»off» title=»Argumentos»]
  • Héctor Aguilar Camín es uno de los autores más importantes de México. Debuta en Literatura Random House con esta impecable biografía novelada.
  • Aguilar Camín se ha hecho de un público cautivo que lo sigue desde la publicación de sus extraordinarias novelas Morir en el Golfo y La guerra de Galio.
  • Adiós a los padres continúa y perfecciona el estilo del autor: su cuidadosa prosa engancha y desarma cualquier prejuicio o antelación sobre el texto; nos adentra, sin soltarnos, en su apasionante historia personal.
  • Este texto es además una profunda reflexión sobre los conflictos, problemas y heridas que provoca la vida de cualquier persona, y sobre todo es una conmovedora muestra del cariño que se puede tener por los padres.
    [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»off» title=»Público»]
  • Público en general.
  • Lectores de literatura hispanoamericana.
  • Lectores interesados en las biografías y vidas de importantes autores. [/alaya_toggle]
[alaya_toggle status=»open» title=»¿Existe en ebook?»][/alaya_toggle] [alaya_toggle status=»off» title=»En los medios»]

Nota 1 Milenio

[/alaya_toggle]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Adiós a los padres”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.